Justifica que estás buscando empleo… con un pantallazo de Infojobs

Obviamente no soy la única persona de mi círculo de amistades que se encuentra parada y precaria, aunque soy de las pocas que sigue resistiéndose a emigrar. Una de ellas, parada y futura exportación de capital humano a Europa, tiene la fortuna de cobrar, todavía, prestación por desempleo. Cuando el viernes pasado le llegó por SMS una citación a la oficina de empleo de la Comunidad de Madrid, no se lo podía creer. Y hacía bien…

Una veintena de personas esperan en una sala, intranquilas. Una de ellas pregunta alrededor qué curso habían solicitado, qué alegría que por fin me voy a poner al día con el inglés. Otra no ha solicitado ningún curso, qué raro.

La funcionara que les hace pasar a otra sala está aún más intranquila que ellas. Intranquila e indignada. Se les ha citado porque tienen que justificar que están buscando activamente empleo si no quieren perder la prestación. ¿Cómo? Se trata de un nuevo decreto de la Comunidad de Madrid que obliga a que, desde las oficinas, se aseguren de que esa persona no está sentada en el banco del parque con una bolsa de migas de pan en una mano y un brick de vino en la otra sino delante de la pantalla del ordenador haciendo clic sobre “inscribirse” junto a otras 13.526 personas en cada oferta de Infojobs.

Ante las caras de espanto, la funcionaria se disculpa y estalla. En cada oficina les obligan a que presenten la documentación de justificación de, para empezar, 6.000 personas. Empezando por las que han solicitando la prestación en enero, pero luego irán tirando hacia atrás hasta que no quede nadie cobrando mientras deambula por esta nuestra Comunidad (de Madriz) sin mostrar un buen espíritu emprendedor. Al menos durante las entre 3 y 6 semanas seguidas que tienen que presentarse en la oficina a justificar que no paran, no paran, de verdad no paran de buscar trabajo.

¿Y cómo se justifica eso, qué hay que llevar? Un pantallazo de alguna web de búsqueda de empleo donde se vea que se han inscrito a una oferta. Y la impresión, se trae hecha de casa, que se ha reducido a cero el presupuesto para toners. También sirve llevar un justificante sellado de haber acudido a una entrevista de trabajo. Pero esto, recomienda la angustiada funcionaria, no se debe hacer nunca si se quiere realmente conseguir ese trabajo.

Mientras tanto, casi solloza la funcionaria, la lista de espera para las sesiones de orientación individual se alarga más de mes y medio porque se pasan buena parte de la jornada imprimiendo (¡pero que no se entere nadie!) y grapando pantallazos de truñojobs en los 6.000 expedientes que tienen que justificar.